En cuanto al diseño del logotipo, se trataba de reflejar una marca que derrochase frescura, diversión y movimiento, dándole un nuevo aire a las más clásicas marcas de siempre del sector lácteo. La tipografía redondeada imprime movimiento, junto con el subrayado. Respecto al packaging de los cartones de leche, sigue la idea de la empresa de frescura y diversión, usando como icono un paraguas (referencia a Galicia) con manchas de vaca lechera, que también podrían ser manchas de la propia leche, y usando los colores que se asocian a la leche entera, semidesnatada y desnatada, pero con una tonalidad más pastel respecto a lo estamos acostumbrados a ver.