Se trata de un diseño clásico inspirado y dotado de un cierto tenebrismo (con grandes contrastes entre luces y sombras) que evoca la atmósfera misteriosa que rodea El Camino de Santiago y a su catedral.